Performancing Metrics

Opinión: Pero las víctimas son ellos,claro.

Escrito en: Liga BBVA, Real Madrid, Real Valladolid el 16 de March, 2010

valladolid1 4 madrid


El resto de la humanidad piensa que el Real Madrid salió ileso de una emboscada, que íbamos pensando en romper cabezas, y con la única meta de partir la pierna a Cristiano. Claro, el pucela, ese equipo tan violento cuyo objetivo es salir en los medios como sea. Me hacen reír. Pero me hacen reír cuando solamente resaltan del partido de anoche el pisotón del central blanquivioleta Nivaldo a CR9. Entrando en dicho lance, he de decir que me parece injustificable y merecedor de expulsión por hacer semejante barbaridad. Un acto que no puedo entender, y por el que se acrecentó aún más mi negativa de mantener a este jugador -que parecía apto-, en el equipo la próxima temporada.

Entrando en el partido. El Real Valladolid salió planteando un partido de contras, recuperando balones en el centro del campo con un buen Pelé y un, cada vez más sorprendente, Carlos Lázaro -que será uno de los pilares de la próxima temporada en segunda división o, si el milagro llega a Zorrilla, en la liga BBVA-. Las acciones se sucedían sobre todo en las bandas, y en la primera media hora, los locales fueron superiores. Pero el juego se calentaba. El partido se volvió bronco y llegó la pierna de Ronaldo para fusilar y terminar con el pucela. Y terminar con el juego aceptable que estaba desplegando hasta entonces. De ahí al final de la primera parte, el juego duro que ofrecía el Valladolid se unía al dominio que el equipo blanco comenzaba a tener. Bueno, era lo previsible. Lo que terminaría por matar al pucela fue el gol de Higuaín, como no, tras una jugada a balón parado. Y es que este tipo de acciones se han convertido, irremediablemente, en el punto débil del equipo vallisoletano. Ya en Bilbao, el primer gol del Athletic, obra de Toquero, llegó tras el lanzamiento de un córner; y rematando absolutamente solo, que tiene delito.

La segunda parte vivió un dominio madridista más marcado, salvo por alguna intervención del Real Valladolid, materializada en varios palos. Pero vivir de balones al palo…no aporta mas que lamentaciones. El partido continuó espeso, sin la fluidez que daría a un partido algo de vistosidad. En cambio, fue un partido físico, demasiado físico. Llegó el tercero del delantero argentino, que daba una diferencia holgada al Real Madrid. De nuevo, las debilidades en la defensa de los castellanos se hicieron notar, como no podía ser de otra manera durante esta temporada. Si estuviera Gª Calvo, otro gallo cantaría.Otro problema de la defensa es la falta de un líder que la organice, porque son un nefasto coladero. El gol de la honrilla, llegó de una forma ridícula y de rebote y puso el 1-3 en el marcador. Tras el tanto local el equipo pucelano intentó, de nuevo, tomar la iniciativa que durante la primera parte del encuentro tuvo; pero el Real Madrid, continuando también el juego férreo que el pucela imponía, anuló toda posibilidad de acercamiento en el marcador, y haciendo el tercero, por raso, Gonzalo Higuaín despejaba las dudas que pudieran surgir dentro del terreno de juego.

Saliendo del partido. El fútbol es, lamentablemente, negocio de muy pocos. Diría que hoy día, en la liga española, de dos equipos. Un bipartidismo en toda regla. Y es muy fácil pitar a un equipo grande cuando se enfrenta a uno modesto -que pese a históricos, siguen siendo modestos por su presupuesto y jugadores, como es el propio R.Valladolid, Celta, Racing,etc-. Los aficionados de los equipos económicamente importante, seguramente, llamen a esto último que digo ‘el tópico de los envidiosos’. Pero realidad como un templo. Y Mejuto, no va a ser menos, aunque su particular día nefasto lo extendió no sólo al equipo local, sino también a los blancos, para sorpresa de algunos. Si bien debió pitar dos penalties al Real Valladolid que hubieran, probablemente, modificado el transcurso del partido, también debía de haber sido más taxativo con Nivaldo. Pero no lo vio. Y es que anoche no vio nada este colegiado. Y nosotros, los aficionados, desde la grada, viendo como, de nuevo, el fútbol y sus secuaces nos vuelven a dejar nuestra ‘cartera’ totalmente vacía. Como vacío se queda cualquier aficionado del pucela al ver que, a día de hoy, es imposible poder ilusionarse con el equipo; es imposible dar una sorpresa; y es cada vez más lejano poder conseguir la salvación. Pero las víctimas no son los aficionados del Real Valladolid que ven cada semana como, ya sea por deméritos propios o por manos arbitrales, su equipo no avanza. No. Las víctimas son los diarios nacionales -madrileños a destacar- que ven como tocan a su queridísima perla portuguesa, y sus también querídisimos aficionados cuyo equipo, a fin de cuentas, es líder de la Liga.

En fin, esto es el fútbol de hoy día.

Leandro Sánchez

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 9.8/10 (6 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Opinión: Pero las víctimas son ellos,claro. , 9.8 out of 10 based on 6 ratings

Deja un comentario